LOS GALGOS Y EL FRIO

Algunas asociaciones han pedido sin éxito que se prohíban la caza con galgos, afortunadamente no ha sido así, ya que son miles las licencias que esta modalidad de caza se expenden cada año. Las primeras referencias escritas sobre el galgo ibérico se remontan a un tratado del siglo II a.c. Por un cónsul de la bética llamado Arriano de Nicomedia, quien describe la caza de la liebre con galgos de manera prácticamente idéntica a como se hace en la actualidad en España, añadiendo que era una costumbre propia de los hispanos sin distinción de clase social diferenciando además entre galgos de pelo liso y pelo duro. Hay referencias de galgos en textos de monterías, en pinturas murales del siglo XII, así como en expresiones y refranes, siendo una de las más célebres,la primera frase del Quijote, rocín flaco y galgo corredor….

A principios del siglo XX hubo un mestizaje masivo con el Greyhound o Lebrel Inglés, con ello se conseguían animales más rápidos dicha circunstancia puso en peligro la pureza de la raza, aunque el reconocimiento oficial de la misma pudo recuperarse gracias al elevado número de ejemplares puros que quedaban todavía en manos de nuestros galgueros

Tienen su hábitat natural en el campo aunque pueden adaptarse perfectamente a la vida en la ciudad siempre que lo saquemos a hacer ejercicio diario,no pueden estar encerrados y necesitan espacio para moverse y gastar energía,por eso deberemos jugar con el diariamente y ejercitarlo física y psicológicamente, generalmente con tres paseos diarios de 20 minutos cada uno serán suficientes, obviamente depende mucho de la edad,los galgos jóvenes menores de dos años necesitaran menores ejercicio.